Semillas modificadas genéticamente y su contribución a la producción sostenible de alimentos

Cuando se cumplen 20 años de la siembra continuada de semillas modificadas genéticamente (MG) en el mundo, podemos afirmar que estas semillas han sido la tecnología agrícola más rápidamente adoptada en la historia de la agricultura, aportando cuantiosos beneficios sociales y medioambientales

Enfrentamos un gran reto, alimentar a una población creciente, mucha de ella en países en desarrollo que afortunadamente están mejorando sus dietas, y los agricultores y ganaderos están dispuestos y preparados para afrontarlo; ¿les negaremos las herramientas que necesitan para hacerlo?

Con 20 años de experiencia en el campo y, por tanto, en la alimentación mundial, son aún demasiadas las voces que niegan la realidad de la biotecnología en el sector agroalimentario. Pero los datos están ya sobre la mesa y quererlos obviar o tergiversar no lleva sino a la pérdida de oportunidad para todo el sector agroalimentario europeo que ve cómo se alargan los plazos de acceder a estas tecnologías sin justificación científica, mientras el resto de países del mundo hacen uso de ellas, en parte para proveernos de alimentos a los europeos.

Los beneficios ambientales, económicos, agronómicos y sociales son una realidad[1]:

  • 17 a 18 millones de agricultores sembraron cultivos MG en 2015. 15-16 millones (90%), son pequeños agricultores, con pocos recursos, localizados en países en vías de desarrollo.
  • 581 millones de kilos de pesticidas (-8,9%) se han eliminado entre 1996 y 2014 gracias al uso de los cultivos MG, resultando una reducción del impacto medioambiental de herbicidas e insecticidas en las zonas donde se cultivaron las semillas MG  del 18,5%.
  • 22,4 millones de toneladas de CO2 se han eliminado, sólo en el año 2014, por ahorro de combustible (menos aplicaciones de pesticidas y menos uso de maquinaria por la agricultura de conservación), cantidad equivalente a retirar de la circulación 10 millones de coches durante un año.
  • Se han podido producir 514,1 millones de toneladas de productos agrícolas adicionales entre 1996 y 2014. Solo la producción adicional de los cultivos MG en 2014 hubiera requerido poner en cultivo 20,7 M de hectáreas, el equivalente al 12% de la superficie de cultivo en EE.UU., el 33% de la de Brasil o el 14% de la de China.
  • Los agricultores han obtenido 150.300  millones de dólares de ingresos adicionales entre 1996 y 2014. En 2014 los agricultores de los países en desarrollo recibieron 4,42 $ por cada dólar invertido en semillas MG y 3.14 $ en los países desarrollados.

Ver nota completa en: https://goo.gl/m4gAtC

Lo más popular
Únete a la Alianza

Nombre

Apellidos

Organización que representas (opcional)

Área o Puesto al que perteneces (opcional)

Último grado de estudios (opcional)

Área de especialización (opcional)

Email *

Número de teléfono (opcional)*

* Información solicitada con fines de verificación. No aparecerá a la vista del público