... Y los transgénicos no fueron un peligro

El 18 de septiembre la Gaceta UNAM presentó un titular impactante: “Invasión de maíz transgénico”. El artículo correspondiente revelaba otro dato alarmante: “90.4% de tortillas en México contiene maíz transgénico”, e informaba que una investigación de un equipo encabezado por Elena Álvarez-Buylla, del Instituto de Ecología de la UNAM, había revelado que en distintos productos de maíz que se consumen en México hay presencia de grano transgénico.

Se tomaron muestras de diversos productos de maíz en supermercados y tortillerías y se sometieron a análisis genéticos para detectar secuencias de ADN transgénico. Éstas se hallaron en 82 por ciento de los productos comerciales. En tortillas, el porcentaje era aún mayor: 94 por ciento.

Para más inquietud, también se detectó la presencia del herbicida glifosato en varios productos analizados. En 2015, el glifosato fue clasificado como “probablemente carcinogénico para humanos” por la OMS. Los datos causaron, naturalmente, alarma, y fueron reproducidos por muchos medios de comunicación.

¿Qué tan justificado es el temor? Muy poco. Para empezar el estudio y los artículos periodísticos dan por hecho un dato falso: que el consumo de maíz transgénico puede dañar la salud.

La investigación indica exactamente lo contrario: el maíz transgénico está presente en prácticamente todos los productos de este grano que consumimos los mexicanos desde hace 20 años, y no ha habido evidencia de impactos negativos en la salud de la población. ¿Qué mejor prueba de su inocuidad?

Ver nota completa en: Milenio.com

 

Lo más popular
Únete a la Alianza

Nombre

Apellidos

Organización que representas (opcional)

Área o Puesto al que perteneces (opcional)

Último grado de estudios (opcional)

Área de especialización (opcional)

Email *

Número de teléfono (opcional)*

* Información solicitada con fines de verificación. No aparecerá a la vista del público